Para comprender bien este material cabe distinguir en primer lugar qué diferencias existe entre el cemento y los morteros para enlucir paredes de cemento.

Diferencia entre mortero y cemento

Por una parte, el cemento es un material de construcción compuesto fundamentalmente  por arcillas y calizas a las que se le agregan otras sustancias que mejoran sus propiedades, y que tiene la propiedad de fraguar, o endurecerse, rápidamente. Este material se utiliza como base para otros productos en la construcción, como el hormigón o los morteros de cemento, que son las pastas formadas por la mezcla de cemento, agua y arenas. Por otra parte el mortero de albañileria es una pasta que se realiza con una base de material conglomerante -que puede ser cemento, cal, yeso o colas-, además de arenas, es decir, áridos de granulometría comprendida entre 0,0625 y 2 mm de diámetro. Se utiliza para la construcción, tanto en la materialización de muros de fábrica, como elemento cohesivo entre las piezas cerámicas, como en el recubrimiento de paramentos verticales y horizontales, ya sea para soportar otras piezas de acabado, como capa de acabado en sí misma, o como soporte para otra pasta de acabado.

El mortero de cemento

Una de las aplicaciones clásicas de los morteros cementosos ha sido la del enfoscado de muros de fábrica como capa base para otra exterior de carácter decorativo. En algunas ocasiones se utilizaban como capa niveladora previa a la aplicación de cerámica con adhesivos cementosos, aunque no se considerara necesaria porque la cerámica se aplicaba mediante la técnica de capa gruesa, es decir mediante una capa gruesa de mortero de agarre. Su uso en interiores también fue habitual junto al de morteros de cal y yeso. Las continuas mejoras realizadas sobre los materiales de construcción en general y sobre los morteros de cemento en particular han permitido tanto optimizar los procesos de aplicación como solucionar los problemas recurrentes derivados del uso de los morteros cementosos tradicionales, como son: la baja deformabilidad, que provocaba fisuraciones influyendo directamente en su vida útil; el incremento de la capacidad adhesiva, lo que ha sido fundamental para poder utilizar los morteros de albañilería como capa niveladora previa a la aplicación de piezas cerámicas; y la mejora de sus cualidades estéticas y homogeneidad del color que facilita su aplicación como capa de recubrimiento final.

Composición del mortero de cemento

Se compone de sustancias ligantes o conglomerantes inorgánicas, áridas, y aditivas orgánicas e inorgánicas. Como conglomerante se utiliza fundamentalmente el cemento Portland que es el responsable del fraguado de la pasta, aunque también puede haber combinaciones de éste con cales aéreas o hidráulicas, yesos especiales, cementos aluminosos, o materiales puzolánicos. Los áridos son arenas de origen calizo o silíceo con una granulometría máxima de 1 o 2 mm, dependiendo del uso y de si precisan de función decorativa. Los aditivos, al igual que ocurre con el hormigón, son sustancias que se añaden a las pastas que mejoran sus propiedades, y los hay de muchos tipos: retenedores de agua, espesantes, plastificantes, hidrofugantes, etc.

¿Cómo aplicar un mortero de cemento para enlucir una pared?

Se debe de tener en cuenta sobre qué tipo de superficie va a aplicarse para decidir qué mortero o morteros son los más adecuados para la aplicación. En principio los morteros para enlucidos de cemento se pueden aplicar en paramentos cerámicos, tanto de fábrica de ladrillo como de termoarcilla, y sobre paramentos continuos de hormigón o discontinuos de bloques de hormigón, pero no debe aplicarse sobre otro revoco previo, debiendo retirarse previamente el mortero antiguo; tampoco se aconseja su aplicación sobre placas de yeso, paredes de cartón piedra, y similares. Debe asegurarse que el soporte esté limpio de polvo y suciedad en su superficie, y en caso de tratarse de un material poroso éste deberá humedecerse antes de la aplicación del mortero. Además, si se trata de una superficie muy lisa se recomienda aplicar primero una capa de mortero de agarre; el que nosotros disponemos es Calcisec Base, aunque si esa superficie es de hormigón también puede realizarse un picado previo sobre ella. A continuación se debe replantear la superficie a enlucir colocando maestras ejecutadas con hilos verticales. Seguidamente se aplica la pasta de mortero sobre el paramento, ya sea con llana o con paleta triangular, en función del grosor proyectado; en caso de utilizar nuestro producto CalciSec proyectable es recomendable que se aplique una primera capa de regularización de unos 5 mm de grosor para finalizar con una capa de 1,5-2 cm de acabado que se aplicará en fresco, precaución que no es necesaria aplicando nuestro mortero de uso corriente CalciSec M 7.5. Se recomienda finalmente humedecer la superficie del mortero 24 horas después de la aplicación para garantizar un correcto curado. En definitiva, el mortero para enlucir paredes de hormigón es un material versátil y de fácil aplicación y manipulación, recomendable tanto para su aplicación en interior como en exterior.

¿Tienes alguna duda, consulta o quieres asesoramiento personalizado? Contacta con nuestro equipo y apuesta por la calidad e innovación de Calciblanc.