A la hora de tomar una decisión sobre como revestir la parte externa de una vivienda o construcción hay que tener muy en cuenta los diferentes tipos de mortero para exteriores existentes. Pero antes deberíamos saber que es el mortero.

¿Qué es el mortero?

La receta básica del mortero sería una mezcla de conglomerante, arena y agua. Obviamente esto hoy en día se puede “complicar” con el uso de aditivos, adiciones, pigmentos…, pero volviendo a la composición básica, decir que el conglomerante es el “pegamento” que une todas las partículas del árido tras mezclarse con el agua. Los conglomerantes son materiales pulverulentos de origen inorgánico y mineral, que finamente molidos, al amasarse con agua, forman una pasta que fragua, es decir que pasa de un estado plástico o moldeable, a uno sólido, dando lugar a productos hidratados mecánicamente resistentes y estables al paso del tiempo. Si el fraguado se produce en contacto con el aire, el conglomerante es aéreo (cal aérea), y en este caso el mortero fragua por la acción de dióxido de carbono (C02) en el aire, mientras que si el fraguado se produce tanto en el aire como en el agua, el conglomerante es hidráulico (cal hidráulica, cemento, yeso..). Y por todo esto, aquí surge una enorme variedad de morteros y posibilidades, porque utilizar unos u otros va a determinar enormemente las prestaciones finales de cada uno de ellos.

Los morteros además de por el tipo de conglomerante (cemento, cal, cal hidráulica, yeso..), se pueden clasificar en función de su proceso de fabricación. Y aquí podemos distinguir dos grandes grupos: los morteros fabricados en obra y los morteros industriales. Los morteros fabricados en obra, tienen dosificaciones muy variables y su resultado dependerá de la pericia del personal que los prepara, en este caso la falta de regularidad puede ser un problema ya que dependerá únicamente del factor humano y de las materias primas a su alcance. En el caso de los morteros industriales, hablamos de un proceso de fabricación controlado en todas sus fases: desde el diseño de los diferentes tipos, pasando por la recepción de las materias primas que los componen, su producción, y por último su expedición. Los morteros industriales pueden ofrecer desde morteros muy básicos con pocos ingredientes, hasta morteros muy técnicos de mayor complejidad y con mayor número de componentes, y en todos los casos la regularidad de su calidad está asegurada, cumpliendo siempre con la normativa vigente y exigible en cada caso.

Si nos centramos en la cuestión que da título a este artículo, Tipos de mortero para exteriores y claves para escoger uno u otro, tendríamos que nuevamente plantearnos alguna interrogante, ¿qué características vamos a exigir a un mortero para exterior? Obviamente al margen de la resistencia mecánica y la adherencia, que se le presuponen, así como otros aspectos meramente estéticos, como textura de acabado y color, exigiremos fundamentalmente impermeabilidad. En este sentido decir que las humedades en revestimientos exteriores constituyen un gran problema en muchos casos. Cuando hablamos de impermeabilidad nos estamos refiriendo siempre al “agua de lluvia”, no a una estanqueidad tipo “plástico”, que impediría la entrada del agua desde el exterior, pero dificultaría igualmente la salida de vapor de agua desde el interior, provocando por tanto la aparición de condensaciones. Resumiendo, un mortero para exterior debería ser siempre impermeable al agua de lluvia y permeable al vapor de agua. Es una cuestión de tamaño de poro en el revestimiento, los poros deben ser lo suficientemente pequeños para que la molécula de agua no penetre desde el exterior, pero lo suficientemente grandes para que el vapor de agua si pueda migrar del interior al exterior. Y en este último punto decir que los morteros con cal, que trataremos en otro apartado, aportan enormes ventajas al ser muy permeables al vapor de agua.

La norma UNE-EN 998 Especificaciones de los morteros para albañilería . Parte 1. Morteros para revoco y enlucido, establece tres niveles de impermeabilidad, referido ello a su capacidad de absorción de agua:

  • W0: No especifica nivel de absorción. En la práctica son morteros que no incorporan agentes hidrofugantes.

  • W1: Que significa un nivel de absorción medio y por lo tanto de impermeabilidad al mismo nivel.

  • W2: Nivel de absorción bajo y con mayor impermeabilidad frente al agua de lluvia.

Toda esta nomenclatura se incluye dentro de las exigencias de marcado CE para todos aquellos morteros industriales, fabricados y comercializados dentro de la Unión Europea.

Se establecen igualmente para este tipo de mortero la serie de clases resistentes siguiente en función de su resistencia a compresión:

  • CS I : 0,4 a 2,5 N/mm2

  • CS II : 1,5 a 5,0 N/mm2

  • CS I : 3,5 a 7,5 N/mm2

  • CS I : ≥ a 6,0 N/mm2

Por último citar diferentes morteros contemplados en la misma norma UNE-EN 998-1, que se codifican de la siguiente forma, y que nos dan idea de las enormes posibilidades y variantes que existen en el mundo de los morteros:

  • GP: Mortero para revoco/enlucido para uso corriente.

  • LW: Mortero para revoco/enlucido ligero.

  • CR: Mortero para revoco coloreado.

  • OC: Mortero para revoco monocapa.

  • R: Mortero para revoco/enlucido para renovación.

  • T: Mortero para revoco/enlucido para aislamiento térmico.

En otros artículos iremos abordando diferentes tipos de morteros.

¿Tienes alguna duda, consulta o quieres asesoramiento personalizado? Contacta con nuestro equipo y apuesta por la calidad e innovación de Calciblanc.